El aula invertida como herramienta didáctica | Universidad de Oriente Puebla

El aula invertida como herramienta didáctica

Home > Blog > El aula invertida como herramienta didáctica
El aula invertida como herramienta didáctica

La estrategia del aula invertida se plantea como una herramienta didáctica eficaz para la generación de consciencia del aprendizaje propio del alumno, el intercambio de roles entre el profesor y el alumno y la implementación de la tecnología en el ámbito educativo.

El COVID 19 y la pandemia que han amenazó al mundo y lo mantuvo en una cuarentena de dos años, obligó a las sociedades a reinventarse y evolucionar, así, la educación se vio en la necesidad de imponer un nuevo sistema que permitiera al alumno tener la cercanía suficiente con su profesorado y adecuar los planes educativos para hacerlos efectivos y realizables.

El presente artículo de opinión establece un análisis sobre “el aula invertida o flipped classroom” como una herramienta didáctica eficiente en el nivel medio superior, entendiéndose esta, como una modalidad de aprendizaje semipresencial o mixto que aplica la didáctica educativa, fortaleciendo la dinámica colaborativa entre el profesor y el alumno.

El proceso de enseñanza – aprendizaje bajo cualquier circunstancia será siempre un tema de análisis y obligatorio estudio, más aún si se encuentra frente a una revolución tecnológica, por lo que es necesario establecer lineamientos para poder acceder a las nuevas tecnologías y crear sinergia con los alumnos para lograr su mejora académica.

El sistema de aula invertida o flipped classroom es un modelo pedagógico consolidado por Adam Sams y Jonathan Bergmann (2014), ambos tenían un objetivo en común “conseguir que los alumnos que, por diversos motivos no habían podido asistir a clase, fueran capaces de seguir el ritmo del curso y no resultaran perjudicados por la falta de asistencia” (Berenguer, 2016, p. 1468).

Bergmann y Sams (2014) señalan en su obra, “Dale la vuelta a tu clase”, que la “clase al revés” no existe como tal, debido a que: “No existe ninguna metodología específica que deba reproducir, ni tampoco una lista de tareas que pueda seguir para garantizar buenos resultados, “Dar la vuelta” a la clase tiene que ver más con un problema de mentalidad: la idea es redirigir la atención, quitársela al profesor y ponerla en el alumno y su aprendizaje.” (p. 23), la idea más representativa de la “clase al revés” es el intercambio de roles que empezaron a exteriorizar los profesores y puso en la mira uno de los grandes conflictos que enfrentan las instituciones educativas “la inasistencia. 

El intercambio de roles en el aula logró que los alumnos solo fueran guiados por su profesor, no en una dinámica de obediencia sino en un acompañamiento basado en estrategias y herramientas. 

En el nivel medio superior, el aula invertida es una herramienta que poco a poco fue ganando terreno, lo complicado fue lograr la asistencia a una clase en línea y hacer uso de aplicaciones que no habían sido utilizados bajo ninguna circunstancia, los alumnos se centraron en su aprendizaje a través de medios digitales (videos, conferencias, etc.) y las clases se volvieron dinámicas y menos cansadas.

Esta modalidad permitió al alumnado explorar actividades, hacer uso de nuevas herramientas (Google Classroom, Genially, Moodle, Canva, Powtoon Edmodo, Prezi, etc.), las libretas y los lápices quedaron en el pasado para dar paso a las presentaciones dinámicas, a las caricaturas, videos y podcast donde ellos expresaban su creatividad, entusiasmo y mejoró en gran medida las capacidades del alumno.

La edad promedio de los alumnos de nivel medio superior oscila entre los 15 y 17 años al hacer uso de este sistema incrementan sus competencias, es decir, comienzan a hacer preguntas como: ¿para qué me sirve? ¿dónde lo voy a aplicar? ¿de acuerdo a mi proyecto de vida esto es práctico?, respondiéndoselas al aplicarlo, tal parece que llegó para quedarse.

El aula invertida cuenta con cuatro pilares fundamentales definidos a través de sus siglas en inglés FLIP (flipped classroom) (FLN) (2014): Flexible Environment- Ambientes flexibles (los estudiantes eligen cuando y donde aprender), Learning Culture- Cultura de aprendizaje (el alumno aprende a su propio ritmo), Intentional Content- Contenido intencional (los planes educativos deben ajustar los contenidos al uso de las nuevas herramientas) y el Professional Educator- Docente profesional (el profesor busca maximizar los tiempos al volverse guía del alumno). 

En este modelo educativo los estudiantes trabajan en los contenidos del curso a su propio ritmo, debiendo, al llegar al final de cada unidad temática, mostrar dominio de los objetivos de aprendizaje antes de pasar al siguiente tema y así sucesivamente. (Bergmann y Sams, 2013).

En nuestro país no existen los recursos económicos necesarios que puedan garantizar el acceso a las nuevas tecnologías, un estudio realizado por México Evalúa (2022) y el Tecnológico de Monterrey reveló que, tras el cierre de escuelas provocado por la pandemia de COVID-19, más de medio millón de estudiantes dejó la escuela, en el caso del nivel medio superior alrededor del 7% del alumnado desertó por no contar con los medios adecuados para acceder a la educación a distancia.

Este estudio señaló que el fenómeno de deserción en el nivel medio superior no es nuevo, pero incrementó durante la pandemia, a pesar de los apoyos gubernamentales (Beca Benito Juárez), antes del cierre de escuelas: la reducción ha sido de 366,954 estudiantes de 2018 a 2021, el 8% de los jóvenes que terminan la secundaria no ingresan a preparatoria. 

El aula invertida o flipped classroom busca intercambiar los roles tradicionales del proceso de enseñanza – aprendizaje convirtiendo al profesor en un facilitador y al alumno en el centro del conocimiento, hoy día se cuenta con un sistema escolar que “se limita a aportar respuestas correctas, sin un clima de interacción social, donde el alumnado se acostumbra a resolver los problemas de manera mecánica” (García y de-Alba-Fernández, 2008, p. 4).

Podría concluirse que México se encuentra aún en espera de poder implementar este modelo educativo, porque la situación económica limita su aplicación. La reorganización educativa exige que sea el alumno quien controle su propio conocimiento, que dirija su actividad académica, que busque los medios idóneos para investigar, que explore las herramientas que nos presentan las TIC y que faciliten la fijación del contenido curricular.

Además, las autoridades deben de adecuar, actualizar y sintetizar los planes y programas educativos para incorporar herramientas digitales (aplicaciones, programas, plataformas, etc.) y capacitar a los docentes en el uso de las mismas para lograr verdaderamente el intercambio de roles que exige este modelo pedagógico.

“El aula invertida como herramienta didáctica: eficacia de su aplicación en la educación media superior”

Por: Ilse Marián Castro González

ilsemcastroglez@gmail.com

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Berenguer, C. (2016). Acerca de la utilidad del aula invertida o Flipped Classroom. XIV Jornadas de Redes de Investigación en Docencia Universitaria: Investigación, innovación y enseñanza universitaria: enfoques pluridisciplinares, 1466-1480. Universidad de Alicante. (Archivo PDF) Obtenido de:

https://web.ua.es/es/ice/jornadas-redes-2016/documentos/tema-2/805139.pdf

Bergmann, J. y Sams, A. (2014). Dale la vuelta a tu clase. Innovación educativa, España. Ediciones SM. (Archivo PDF) Obtenido de:

https://aprenderapensar.net/wp-content/uploads/2014/05/156140_Dale-la-vuelta-a-tu-clase.pdf

García, F. F., y de-Alba-Fernández, N. (2008). ¿Puede la escuela del siglo XXI educar a los ciudadanos y ciudadanas del siglo XXI? Scripta Nova: Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales, XII, (270). Obtenido de: https://idus.us.es/bitstream/handle/11441/26118/%BFPuede%20la%20escuela%20del%20siglo%20XXI%20educar%20a%20los%20ciudadanos%20y%20ciudadanas%20del%20siglo%20XXI_.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Estudio realizado por México Evalúa y el Tecnológico de Monterrey. (Archivo PDF) Obtenido de:

https://www.mexicoevalua.org/mexicoevalua/wp-content/uploads/2022/06/taller-educacion-pospandemia.pdf

Flipped Learning Network (FLN). (2014) The Four Pillars of F­L­I­.P™ Obtenido de:

www.flippedlearning.com/definition

Calidad UO

Contácto

Dirección: 21 Oriente 1816 Col. Azcarate Puebla, Pue. C.P. 72501

Teléfonos: 222 2111698 y 222 2111698

Colegio Sn. Ángel