La importancia de la enfermería: hacia una nueva era | Universidad de Oriente Puebla

La importancia de la enfermería: hacia una nueva era

Home > Blog > La importancia de la enfermería: hacia una nueva era
La importancia de la enfermería

Si bien es cierto, la enfermería se ha consolidado como una profesión de gran valor para la promoción y recuperación de la salud, en 2020 tomó más importancia por la pandemia de COVID 19, ya que la enfermera acompañaba a su paciente desde su ingreso al hospital hasta el momento de su defunción, proporcionando los cuidados postmortem que cada día se hacían más pesados, ya que las muertes por esta terrible enfermedad no disminuían, ocasionado que el estrés postraumático. El miedo crecía en las y los enfermeros por el riesgo que representaba estar con ellos. Con la impactante situación que se vivía los y las profesionales de la salud continuaron en la primera línea de atención. Hoy en día se celebra esa entereza, esa virtud, dedicación y sobre todo votación por poner en alto a la profesión. 

Todos estos acontecimientos coincidieron con el año en el que se reconocería a la enfermera, pues como lo menciona Adhanom Ghebreyesus, 2020:

El personal de enfermería (…) es la columna vertebral de todos los sistemas de salud ya que consagran sus vidas a cuidar a las madres y los niños, administrar vacunas que salvan vidas, proporcionar consejos de salud, cuidar de las personas mayores y, en general, satisfacer las necesidades sanitarias esenciales del día a día. Además, suelen ser el primer y el único lugar de atención disponible en sus comunidades. (párr. 1)

Por lo que me atrevo a decir que, la enfermera y el enfermero sí o sí deben evolucionar a una autonomía similar a la del médico o estomatólogo, que le permita a sus cuidados ir más allá de lo esencial, aunque si es bien cierto, en la actualidad enfermeras y enfermeros de gran experiencia ya tiene esta autonomía, oficializarla sería un gran avance para la profesión, ya que se obtendrían muchas ventajas que se reflejarán a largo plazo. Por ejemplo, en países como Estados Unidos de América o Alemania apuestan a una formación más amplia y exigente, porque la participación no solo se limita a la administración de cuidados de baja o mediana complejidad de manera autónoma, si no que permiten una intervención más amplia y crítica, que ayuda a los médicos a otorgar un tratamiento más amplio y que la atención de cuidados de urgencia, o críticos, se administren más rápido.

Ahora, si bien se puede interpretar que la enfermería en México es vista por lagunas personas solo como un medio por el cual se aplican los cuidados y que no tiene valor decisivo sobre el paciente, no es así, pues tiene procesos por los cuales valora, diagnostica, planifica, ejecuta y evalúa de manera independiente, generando un alto impacto en la salud y en las necesidades del paciente.

La complejidad de esto inicia cuando al profesional de enfermería se le dan y asignan tareas más de las que se debe en las unidades de salud, pues su participación se circunscribe a una simple aplicación de cuidados generales como: colocación de vendajes, administración de medicamentos, tendidos de cama, colocación de catéteres, sondas o enemas, entre otros. Todo esto no permite una correcta inserción de la enfermera en el equipo multidisciplinario. 

Por todo lo argumentado, la profesión es considerada por algunos como una carrera de poca importancia, sin embargo, no es así, ya que, desde cualquier especialidad puede trascender y crecer gracias a la preparación académica, como a la práctica clínica, con el fin de que todo el personal de enfermería pueda llevar a cabo todos los aprendizajes obtenidos para innovar en las intervenciones que practique. Trabajar con “vidas humanas” no solo significa el cuidar la integridad física o velar por el paciente, va más allá de conocer el padecimiento y ayudar a minorizar el dolor, además, de que el acompañamiento hacia el paciente que demanda tiempo, paciencia, humanismo, así como empatía. El cuidado o los cuidados de una enfermera o enfermero son de gran apoyo, tanto para el ser humano como para otro profesionista, porque van de la mano no solo con la salud física sino también mental: hacer sentir confortable, con ánimo a nuestro paciente.

Por tal motivo, concluimos que un reconocimiento al proceso de enfermería otorgaría un alto valor no solo al profesional, sino que permitiría que todas estas malas prácticas disminuyan, pues al generar más autonomía a la enfermera, esta podría y tendría que generar obligatoriamente cuidados sustentados en una valoración total del paciente, logrando así, que se destaque al nivel de los médicos y demás profesionales, y de esta manera, generar en el personal de salud confianza para un mayor desempeño en el área de trabajo, y contribuir a que las nuevas generaciones sigan creyendo en la profesión, tengan las ganas, la pasión, pero sobre todo, actitud para seguir adquiriendo nuevos conocimientos, técnicas, métodos, para que la enfermería continúe en su caminar ascendente hacia la excelencia profesional.

En el momento que enfermería tenga el reconocimiento y la autonomía que merece, en la profesión habrá un cambio global en lo que concierne al área de la salud, ya que tanto la calidad de servicio como la del mismo trabajador será más precisa y dedicada al cuidado específico de los pacientes, integrando con ello nuevas técnicas, procedimientos y conocimientos para una mejor atención.

Si te interesa profundizar en la vocación del cuidado de la salud, descubre la Licenciatura en Enfermería de UO Puebla, el programa que te ayudará a desarrollar tus habilidades en el manejo adecuado de pacientes con una visión humanista e innovadora. 

Por: Areli Tlacuatl Texcucano, Maria Yoaly Juarez Vasquez y Edgar Santos Ortiz

 

Referencias

Adhanom Ghebreyesus, T. (2020). Organización Mundial de la Salud. Obtenido de Año Internacional del Personal de Enfermería y de Partería:
https://www.who.int/es/campaigns/annual-theme/year-of-the-nurse-and-the-midwife-2020#:~:text=A%20fin%20de%20lograr%20la,de%20Enfermer%C3%ADa%20y%20de%20Parter%C3%ADa.

 

Calidad UO

Contácto

Dirección: 21 Oriente 1816 Col. Azcarate Puebla, Pue. C.P. 72501

Teléfonos: 222 2111698 y 222 2111698

Colegio Sn. Ángel